Rehabilitación energética ¿Corcho o poliestireno expandido?

corchoCon esto de la rehabilitación energética y la  sostenibilidad hay ciertos detalles que conviene tratar de aclarar mediante un ejemplo práctico que ilustre la situación mas allá del “píntalo de verde” tan recurrido últimamente.

Dado que hay subvenciones para este particular y con la obra nueva en estado vegetativo, las empresas de suministros están sacando productos que publicitan activamente. Como ya hicimos con los cerramientos ahora veremos que se está haciendo con la envolvente, es decir las paredes y el techo de los edificios.

La solución que se toma para proporcionar mayor resistencia al paso de calor  es recubrir la superficie exterior de las fachadas  con placas aislantes, ancladas mecánicamente y con acabado de enlucido de cemento armado con malla de fibra de vidrio. La clave está en el aislante utilizado que es mayoritariamente poliestireno expandido (EPS), nosotros proponemos el corcho natural, los motivos son muchos, vamos a ver:

Con respecto al origen está claro,  el corcho es un material 100% natural y renovable, que se aglomera en planchas gracias a la propia resina que segrega al aplicarle calor, mientras que el poliestireno expandido (corcho blanco o porexpán) es un producto sintético derivado del petróleo. Si también tenemos en cuenta  que mas del  80% del corcho mundial se produce en la península, en alcornocales que son ecosistemas de gran riqueza biológica y que todos los hidrocarburos  son importados, extraídos de pozos  y procesados en refinerías contaminantes, el aspecto sostenible está claro, además el corcho almacena CO2 que retira de la atmósfera mientras que para producir el poliestireno se emite CO2 fósil.

patologaa-piliestireno-expandidoMecánicamente la situación es similar, el poliestireno expandido es mucho mas blando y menos rígido con lo que precisa de cemento adhesivo para sujetarse al soporte, mientras que para el corcho es suficiente con la sujeción mecánica, quedando un acabado mas regular que no presenta el problema de los golpes accidentales en la fachada que en el poliestireno puede causar huecos y puentes térmicos. Esta imagen de la izquierda la tomamos hace algunos años durante la realización de una ITE en un edificio rehabilitado con este sistema utilizando poliestireno expandido como placa aislante.

Si hablamos de aislamiento, que se supone que es de lo que se trata, sigue ganando en efectividad el corcho, que aunque tiene un coeficiente de conductividad térmica prácticamente idéntico que el EPS (ambos entre 0,04 y 0,03 kcal/hmºC) posee una densidad casi 3000 veces superior (entre 95 y 139 Kg/m3 frente a 0,04 kg/m3) con lo que la inercia térmica del producto natural es mucho mayor, algo que es muy positivo energéticamente en estas latitudes, tanto en invierno como en verano. De hecho el poliestireno expandido tan solo es  aire encerrado en un polímero en una proporción de 98% aire y 2% poliestireno.

Los dos materiales son inertes e impermeables, no son atacados por insectos y presentan una gran resistencia a los agentes químicos pero el corcho es mucho mas transpirable que el poliestireno expandido, algo fundamental y que no se suele tener en cuenta, los edificios respiran y envolverlos en plástico no es una buena idea. Mientras cualquier persona es consciente de que un pantalón de lino o una camisa de algodón son mejores que unos fabricado en poliester y que un sofá de cuero no tiene comparación con uno de skay, a la hora de pensar en los edificios,que también nos envuelven, no aplicamos esta lógica. Igual que si llevásemos puestos unos zapatos de plástico o unas botas de agua, en el edificio forrado de plástico se producirán condensaciones indeseadas y todo lo que conlleva.

Pero aún no hemos visto el punto mas determinante, el aspecto que hace que  como arquitectos en nuestro estudio nos neguemos a firmar un proyecto de rehabilitación con recubrimiento exterior de poliestireno expandido: es inflamable.

De hecho la propia Asociación Europea de fabricantes de EPSrecomienda firmemente que el EPS esté siempre protegido por un material de revestimiento o bien completamente encapsulado” y mientras que el corcho tiene buena  resistencia al fuego  es decir: No propaga la llama, no desprende gases tóxicos, el poliestireno expandido es la pesadilla de los bomberos; Propaga la llama y en su combustión desprende abundante humo tóxico. Para ilustrarlo mejor hemos hecho un ensayo en el estudio que deja muy clara cual es la situación;

Afortunadamente tuvimos la precaución de utilizar como base del experimento la “mesa de corte”; un trozo de linóleo que nos sobró del suelo del estudio. El linóleo no es otra cosa que corcho con aceite de linaza.

Para terminar, si tenemos en cuenta que el precio del material sintético  sería de 2,25€/m2 y el del corcho ronda los 9€/m2 y que el metro cuadrado de aislamiento exterior de fachada terminado está sobre 61 €/m2, no hay duda alguna de que el corcho es la única solución aceptable y desde luego  sostenible.

Como le escuche decir al amigo Rafael Cintora, a quien tengo  que agradecer las muestras que nos han permitido hacer los ensayos:  “El corcho… el Mercedes de los aislantes”. Ahí queda.

Anuncios
Rehabilitación energética ¿Corcho o poliestireno expandido?

2 comentarios en “Rehabilitación energética ¿Corcho o poliestireno expandido?

  1. Flor dijo:

    increible!!! estoy investigando sore materiales sustentables y la verdad qu esto es buenisimo, no entiendo como no se hace difusión sobre el tema con la cantidad de ventajas que tiene.
    Muy interesante, muchas gracias por compartirlo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s