Ayudas a la rehabilitación energética y discriminación

aislante-corcho
En la anterior entrada contábamos que probablemente estuviésemos trabajando en la primera rehabilitación energética de Lavapiés.  Una llamada al técnico de la EMVS que gestiona las ayudas nos lo ha terminado de aclarar.

Por lo que parece no había surgido la ocasión  porque, como venimos asegurando en el blog paralelo sobre arquitectura bioclimática tradicional ,  las viviendas anteriores a la era del plástico son considerablemente más eficientes que los mega electrodomésticos petroquímicos que los promotores actuales endosan al respetable con la colaboración de técnicos, colegios y universidades. El famoso “K sub G” que se inventa todo calculista que se precie y que permite que se haya construido tanto bodrio y de tan mala forma.

El caso es sabemos que estos vecinos son lo primeros en pedir la subvención porque, aunque las ayudas están a disposición desde 2008, ni siquiera el técnico de la EMVS tenia claro el asunto y ha tenido que consultar con un superior esta repuesta: En Lavapiés no hay ayudas a la mejora de la sostenibilidad y eficiencia energética de las edificaciones.

La razón, aquí:

DELIMITACIÓN DEL ÁMBITO DE ACTUACIÓN

  • Para las medidas de aislamiento térmico y eficiencia energética: La totalidad del término municipal de Madrid, excepción hecha de los edificios incluidos en las Áreas de Rehabilitación vigentes.

Como ya hemos contado en este sitio, Lavapiés está dentro del Área de Rehabilitación Integrada, pero estas ayudas de hasta el 75% de la rehabilitación convencional (de dinero público que pagamos todos) no se conceden por igual, al menos uno de cada tres habitantes del barrio está segregado de ese proceso, entre ellos estos vecinos de calle Salitre y nosotros, que tenemos el estudio en los bajos de una corrala de finales del XIX.

Para justificar esta discriminación se utilizan términos  propios de George Orwell en su mejor momento: Erradicación de infravivienda, infravivienda generalizada, chavolismo vertical... pura neolengua.

La realidad es que se castiga a los vecinos que vivimos en edificios donde son mayoría las viviendas menores de 25 metros útiles, sin más.

Pero aquí seguiremos, sin ayudas a la rehabilitación ni a la eficiencia, con una actuación que ahorrará el 40% de la energía a esta corrala que lleva en la calle Salitre más de dos siglos y con el corcho natural en el andamio a punto de ser colocado. Mientras, en el barrio de Salamanca, se subvencionan hasta los cambios de ventanas en casas de 300 metros cuadrados, porque por arriba no hay límite de superficie, faltaría más.


Anuncios
Ayudas a la rehabilitación energética y discriminación

Último año de ayudas a la rehabilitación en Lavapiés

corrala-apuntalada-huerta-del-bayo1Las ayudas a la rehabilitación de Lavapiés  tienen fecha de finalización tal y como las conocemos: Agosto de 2010

Desde  que se declarase a Lavapiés Área de Rehabilitación Integrada (ARI) en 1998 se han destinado a la rehabilitación del barrio casi 200 millones de euros procedentes a partes iguales, del Ayuntamiento, Gobierno Regional y Gobierno Central.

Estas ayudas, que pueden llegar hasta el 75% del coste total de la obra, acabarán el próximo agosto como estaba previsto.

Tenemos  menos de un  año para aprovechar estas importantes subvenciones, que si bien no han llegado a todos los vecinos, han sido y son fundamentales para mantener las condiciones de habitabilidad del barrio y estimular su mantenimiento, gracias en parte muy importante a la gran labor del equipo técnico que coordina estas ayudas desde la Entidad Gestora.

Seguirán concediéndose las ayudas a la ITE que solo llegan a un 15 % como máximo y,  según sabemos por otras áreas y a menos que los planes políticos cambien, las ayudas a la Rehabilitación Energética que han adoptado el sonoro nombre de Mejora de la Sostenibilidad y Eficiencia Energética de las Edificaciones.

Estas nuevas ayudas , que sustituirán a las anteriores, ya se están aplicando en otras zonas de Madrid, sobre todo en barrios construidos a partir de los años 50 con bastantes deficiencias de aislamiento.

El caso es que para optar a ellas han de aplicarse criterios de eficiencia energética en la rehabilitación de las que ya hemos hablado y de las que hablaremos, ya que se puede dar el caso de que se considere subvencionable envolver en plástico inflamable un edificio mientras el de al lado no recibe ayudas para solucionar problemas graves de estructura, y eso no es, en ninguno de los sentidos de la palabra, sostenible.

Último año de ayudas a la rehabilitación en Lavapiés