¿Hasta cuando seguiremos construyendo con materiales tóxicos?

Que el EPS ( piliespán o poliestireno expandido) es un plástico peligroso lo sabemos desde hace tiempo, por eso defendemos el uso del corcho como aislante siempre y lo estamos utilizando tanto en rehabilitación como en proyectos de obra nueva, tal y como se ha venido haciendo en la construcción tradicionalmente.

El caso de ayer en Cádiz es solo una muestra:

El fuego se originó sobre las 09.30 de la mañana cuando unos obreros instalaban poliespan como aislamiento

un incendio en Cádiz  causa 66 asistidos y una gran columnas de humo

No entendemos que no se haga NADA para impedir el uso de este material tóxico en nuestras casas, ¿cuanta gente tendrá que intoxicarse o morir para que se le haga frente a la industria petroquímica?

Este ensayo lo hicimos en el estudio hace más de un  año y creo que deja bastante claro de que tipo peligro estamos hablando

Anuncios
¿Hasta cuando seguiremos construyendo con materiales tóxicos?

Aislantes acústicos. Corcho vs Poliuretano.

Aprovechamos el intermedio vacacional para mostrar el último ensayo que hemos realizado en el sótano del estudio, en la línea de comparativas de comportamiento ante al fuego del corcho frente a materiales derivados del petróleo.

El trozo de panel acústico de espuma de poliuretano fue sacado de un estudio profesional de grabación que se estaba desmontando en la Tabakalera de Donostia, es por lo tanto, de entre estos paneles petroquímicos, de los de mayor calidad que se puedan encontrar en el mercado. Las imágenes son bastante elocuentes.

Aislantes acústicos. Corcho vs Poliuretano.

Espuma de Poliuretano

poliuretano-proyectado-en-medianeraLa espuma de poliuretano* proyectada es un aislante térmico muy eficiente, impermeable, transpirable  y con propiedades adhesivas que ofrece gran resistencia al traspaso de calor gracias  al gas espumante que encierra el polímero. Hasta aquí las buenas noticias.

Este producto que es admitido por el Código Técnico de la Edificación no debería, según su artículo 1.4 de la Sección Seguridad en caso de incendio SI 2, estar accesible al público en el arranque de la fachadas, la razón: es combustible.

Y no solo eso, además de contribuir a la propagación del incendio,  en la combustión del gas espumante, el aislante encerrado en las celdillas cerradas de la estructura del polímero, emite ácido cianhídrico, un compuesto altamente tóxico. Tanto es así que las empresas de seguros lo tienen  terminantemente prohibido en los edificios industriales que van a asegurar.

Mientras, aquí  se aplica de manera indiscriminada para proyectar en edificios con estructura de madera, no solo accesible al público como vemos en el vídeo de la entrada anterior, sino también en contacto con los matorrales y basura que se acumula en los solares en barbecho del centro de nuestros cascos históricos, a la espera de que un accidente o algún pirómano le prenda fuego.

*Las espumas de poliuretano que se clasifican por su resistencia al fuego desde la C,s3-d0 hasta E, según la Norma UNE-EN 13501.

Espuma de Poliuretano

Demolición de edificios en la ciudad tradicional. Daños colaterales I

La falta de mantenimiento de los edificios dentro de la ciudad tradicional y su posterior demolición (manteniendo la fachada o no, lo mismo da) tiene varios efectos colaterales lamentables.

Como hemos visto anteriormente con el caso de las termitas, uno de ellos  es la proliferación de plagas en los solares abandonados, otro es pérdida de protección (y estabilidad) de los edificios colindantes.

En la ciudad compacta, la pérdida de energía de una vivienda es ganada por la de al lado y viceversa y éstas, a su vez,  se protegen unas a otras de la lluvia y la erosión. Al demoler un edificio, a causa de un abandono continuado por falta de uso,  los inmuebles vecinos se ven gravemente perjudicados por quedar expuestas sus medianeras.

La manera actual de solucionar este problema  no puede ser mas perversa; proyectar sobre la pared medianera, de una construcción con estructura de madera y materiales biodegradables,  espuma de poliuretano, un material inflamable y tóxico.

Demolición de edificios en la ciudad tradicional. Daños colaterales I