Cubierta de fibra vegetal en clima continetal de montaña

cubierta-de-piorno-en-navalosa1Como contraste con la cubierta de palma de la casa Kuna presentamos este ejemplo de construcción tradicional con cubierta de fibra vegetal, en esta caso se utiliza de piorno, ubicada en un clima extremo absolutamente opuesto al anterior.

Esta vivenda  se encuentra en la comarca del Alto Alberche, en la provincia de Ávila, en la falda norte de la sierra de Hoyocasero, entre los pueblos de Navarrevisca y Navalosa, a 1300 msnm.

Es una zona de clima continental, con inviernos largos y fríos, no muy lluviosos y veranos cortos pero calurosos. Debido a  su altura y a encontrarse en la cara norte de la sierra no son raras las nevadas  y los vientos fríos que bajan de las cumbres.

La solución a la que se llegó con los materiales que se disponen en el entorno es al uso de piorno, que crea un colchón de aire entre los intersticios de las ramas, de manera que el calor que se genera en el interior de la vivienda por medio del hogar o chimenea de leña (biomasa) no se escapa por el techo al mismo tiempo que la lluvia y la nieve escurren gracias a la pendiente.

Seguir leyendo “Cubierta de fibra vegetal en clima continetal de montaña”

Anuncios
Cubierta de fibra vegetal en clima continetal de montaña

Cubierta estanca, transpirable y ventilada mediante hoja de palma

El siguiente vídeo muestra de la eficacia de la palma utilizada en la cubierta de la nega para resguardar de la lluvia, haciendo innecesario el uso de láminas impermeables incluso en un clima con unas precipitaciones tan abundantes, donde son frecuentes las tormentas tropicales.
Con una pendiente apropiada, el trenzado tradicional y grandes aleros el agua se encauza para alejarla de la vivienda.

Los techos de palma trenzados con el bejuco (una variedad de liana) como el de la grabación siguiente puede durar unos 40 años, en cambio los que utilizan cuerda sintética tiene una vida útil de tan solo 10.
Esta palma trenzada permite la ventilación y la transpiración tan necesarias en una zona con porcentajes  de humedad que rondan entre 75  y el 90 %, al mismo tiempo que crea un grueso colchón que retiene aire e impide el paso del calor.

Cubierta estanca, transpirable y ventilada mediante hoja de palma