II Encuentro de Patrimonio, Lo legal y lo real: Visita a la corrala de Oso 19

Mañana , con motivo del Día Internacional de los Monumentos y Sitios, se celebran las segundas jornadas de defensa del Patrimonio de este año 2013 dando un paseo por el barrio de Lavapiés en el que visitaremos la corrala de Oso 19 para ver los avances de la bio-reconstrucción artesanal que estamos aplicando en ella. El paseo acabará en el taller de Luis Prieto, nuestro admirado maestro en estucos que tanto está haciendo por la obra y por la recuperación de las técnicas tradicionales de construcción. Están todos invitados.

Anuncios
II Encuentro de Patrimonio, Lo legal y lo real: Visita a la corrala de Oso 19

Oso 19, rehabilitación de una “corrala-palacio” del siglo XVIII

corrala-previo-8Llevamos más de un año con el proyecto de rehabilitar esta corrala del XVIII situada en la calle del Oso, en Lavapiés, un edificio con historia que resulta paradigmático en muchos aspectos y resume la situación por la que pasa esta tipología de edificio y en general el caserío histórico de nuestros centros: Desprestigio, abandono, actuaciones subsidiarias “demoledoras”, acoso inmobiliario, derribo…

Iremos contando el proceso que estamos llevando a través de entradas en este blog, un seguimiento mayor al habitual dada la importancia de la construcción, datada en 1730, que es, según parece, obra del arquitecto más importante del Madrid de su época, ni más ni menos que Pedro Ribera.

Aquí contaré la historia de esta corrala de autor y su rehabilitación mediante técnicas tradicionales de bioconstrucción, un relato espero cambie el concepto que se tiene de estas construcciones populares.

Oso 19, la corrala palacio

Oso 19, rehabilitación de una “corrala-palacio” del siglo XVIII

Bioconstrucción en Malasaña: Proyecto de rehabilitación ecológica para vivienda unifamiliar en calle Madera. Aislantes.

madera-1

Estamos en pleno proceso de rehabilitación y adaptación de una vivienda en el centro de Madrid utilizando materiales bio y métodos de alta eficiencia energética. Se trata de un edifico de más de cien años cuya estructura original evidencia que en su momento fue una corrala, hoy modificada y con los corredores ganados a las casas. Como venimos contando esta página, este tipo de edificaciones tradicionales no son compatibles con los productos industrializados que se utilizan actualmente (cementos, plásticos, resinas, láminas asfálticas…) ya que están construidos con materiales naturales y transpirables, lo que ahora conocemos como bioconstrucción. Este criterio de rehabilitación es aplicable también a actuaciones puntuales en viviendas como es el caso, donde el cliente además conoce los beneficios de utilizar materiales sanos y naturales, que no generen emisiones tóxicas ni produzcan cargas electrostáticas indeseadas.

En esta primera entrada podemos ver los aislantes ecológicos que estamos utilizando: paneles de cáñamo para los trasdosados de la medianera y patio (antiguos corredores) y corcho natural para el suelo radiante ecológico.

Bioconstrucción en Malasaña: Proyecto de rehabilitación ecológica para vivienda unifamiliar en calle Madera. Aislantes.

Diversidad bioconstructiva y rehabilitación en Lavapiés

cubiertaA día de hoy, el corcho donde llevamos el seguimiento los proyectos en curso del estudio está saturado, 14 rehabilitaciones en marcha. La razón no es tanto que haya mucho trabajo como que las obras que tenemos o no empiezan o no  acaban nunca.

De estas obras de rehabilitación la gran mayoría se encuentran en Lavapiés, donde tenemos el estudio, y la variedad constructiva que encontramos en el barrio es para escribir un libro; corralas centenarias de 4 plantas levantadas de adobe con entramando de madera, antiguos conventos destinados a vivienda con muros de entramado, yesones  y materiales indeterminados, tapiales… todo un museo habitado de sistemas constructivos ecológicos (lo que estamos empezando a llamar biodiversidad constructiva o diversidad bioconstructiva, lo mismo da) que ha resistido el paso de los siglos, terremotos incluidos, de una manera más que digna. Casas de barro, madera, yeso y cal levantadas con una aporte energético mínimo y sobre cuyos escombros podríamos plantar un huerto sin problemas.  Después de trabajar  en el centro de Madrid durante diez años todo lo que cuentan de “arquitectura sostenible” puede llegar a sonar a broma.

tabique-adobe-iadobe

El caso es que, lejos de considerarse un patrimonio a proteger, esta arquitectura eficiente y duradera está siendo discriminada, perseguida, atacada y demolida sin la menor contemplación, y lo que es peor, llevándose por delante a los vecinos que viven en ellas desde que nacieron.  Por no hablar de ciertas constructoras, de algunos técnicos o de la mayor empresa de administración de fincas de Madrid, a  quienes sencillamente habría que encarcelar.

Y es que cuando a rehabilitar las casas tradicionales de Lavapiés se le llama intencionadamente “consolidar la infravivienda”, el trabajo de cotidiano de los arquitectos independientes en los centros urbanos empieza a parecer más un acto de desobediencia civil  y resistencia en respuesta a la gentrificación que programan desde arriba.

Diversidad bioconstructiva y rehabilitación en Lavapiés

Ordenanzas de la Villa de Madrid de 1661


Ha llegado a nuestras manos un ejemplar de 1719 de las primeras ordenanzas de Madrid, las que redactó Juan Torija en 1661.
Este texto vino a poner orden en el crecimiento y la forma de construir en la capital, 100 años después de que se trasladase aquí la corte por deseo de Felipe II, cuando, por el efecto de atracción que produce este traslado, la población se había triplicado, pasando de 20.000 a 60.000 habitantes.
Anteriormente a esta reglamentación los edificios se construían según las artes de procedencia de los maestros de obra que llegaban a trabajar y solucionar la carencia de vivienda. A nivel práctico, este dato, junto con el plano de Texeira de 1656, nos permite fechar las edificaciones como anteriores o posteriores a la mitad del siglo XVII, así como conocer las técnicas de construcción de los edificios que rehabilitamos.
Como ejemplo de lo que podemos encontrar en esta clarificadora obra, escrita en un perfecto castellano antiguo, extraigo este fragmento:
La Arquitectura es Ciencia, adornada, y acompañada de otras diferentes, por la qual se puedan examinar las Obras, y Edificación, que a su ser pertenecen como efectos. Esta ciencia consta de dos partes, que son Práctica, y Theórica […].
Y firma
Juan de Torija, Maestro Arquitecto, Alarife, y Aparejador de las Obras Reales.

Ordenanzas de la Villa de Madrid de 1661