Rehabilitación de entramado de madera en muro de carga: Sustitución de pié derecho, zapata y durmiente

Los muros de entramado de los edificios tradicionales de Madrid son las bases de un sistema constructivo ancestral encontrado en diferentes culturas que consiste en “armar” el muro de ladrillo macizo, adobe o tapia  con una retícula de madera que aporta flexibilidad y resistencia a la estructura de muros de carga. Un concepto que podemos encontrar desde la arquitectura indígena, en el bahareque, hasta la moderna arquitetuta ecológica y  cuyo empleo fue obligatorio en Lisboa desde el terremoto de 1755 por ordenes estrictas del Marqués de Pombal, que redactó una de las primeras normativas antisismica conocidas, por algo sería.

Este funcionamiento del armazón de madera es conveniente tenerlo en cuanta a la hora de rehabilitar un edificio como este de la calle León en el que estamos sustituyendo las partes dañadas del entramado en estos momentos.

En las imágenes podemos ver las nuevas piezas de madera laminada con certificación FSC (Forest Stewardship Council) que pasarán a formar parte de esta construcción, catalogada por Patrimonio con protección estructural, levantada a mediados del siglo XIX.

Rehabilitación de entramado de madera en muro de carga: Sustitución de pié derecho, zapata y durmiente

Rehabilitación de muro de adobe con entramado de madera


Para despedir el 2010 vamos a mostrar unos vídeos de una de las corralas que estamos rehabilitando en el pleno centro de Madrid, en el barrio de Lavapiés, una corrala construida en adobe con entramado de madera y ladrillo macizo. Una vez reparadas las patologías mediante los materiales originales, tierra, cal y madera, continuaremos con el aislamiento de las cubiertas y hastiales mediante paneles de corcho natural.
Probablemente sea el primer edificio tradicional en el casco histórico en el que se está haciendo una rehabilitación energética, y seguro el único que se realiza mediante materiales de bioconstrucción.

Rehabilitación de muro de adobe con entramado de madera

Recalce de pie derecho mediante prótesis de madera en muro de entramado II

En la rehabilitación de este pie derecho la nueva pieza de madera tiene una espiga labrada y otra introducida y fijada, una vez unida la prótesis al pie derecho se colocan una pletinas de acero que garantizan la continuidad del elemento. El espacio dejado entre la base del soporte de madera retacado y el dado de granito se rellena con mortero sin retracción.


Recalce de pie derecho mediante prótesis de madera en muro de entramado II

Recalce de pie derecho mediante prótesis de madera en muro de entramado.

pratesis-de-maderaLa solución mas adecuada según nuestro criterio para reparar los problemas graves de pudrición por capilaridad de los pies derechos en muros de entramado es mediante una prótesis de madera, en este caso se trata además de un edificio en Madrid con Nivel de Protección II y Catalogación Estructural con lo que es obligado el uso de materiales originales en la rehabilitación.

El dado de granito tiene la función de separar la madera de la humedad del suelo y el encuentro con éste es mediante un tetón o espiga que vincula las dos piezas sin producir empotramiento. Como es habitual en la arquitectura tradicional este detalle es fundamental, en este caso  a efectos de sismoresistencia como expondremos más adelante en el blog de técnicas preindustriales y bioclimática, Oil Creek.

Por este motivo el encuentro de la prótesis con la base de piedra se hará mediante un encofrado donde se vierte mortero sin retracción de modo que rellene únicamente el hueco dejado para introducir la pieza nueva y su espiga, de este modo, en caso de producirse un movimiento sísmico, el movimiento del suelo no se transmite a la estructura del edificio.

Recalce de pie derecho mediante prótesis de madera en muro de entramado.

Madera atacada por hongos xilófagos, pudrición parda y pudrición cúbica

La madera, cuando está sometida a ciertas condiciones de humedad durante largos periodos de tiempo, como ha ocurrido en este muro de entramado, es atacada por hongos que se alimentan de ella. Los xilófagos segregan sustancias que ablandan  sus compuestos para poder comérselos,  descomponiendo su estructura hasta llegar a desintegrar por completo el elemento.

En  el vídeo de arriba se ve como pie derecho de madera de esta corrala de Lavapiés está afectado de pudrición cúbica, que es la primera fase de la pudrición parda (abajo) según nos cuentan Juan Monjo Carrió y Luis Maldonado Ramos en el libro Patología y técnicas de intervención en estructura arquitectónicas, uno de los libros de cabecera del estudio.

Madera atacada por hongos xilófagos, pudrición parda y pudrición cúbica

Refuerzo en pié derecho


La solución adoptada para el refuerzo del pié derecho que veiamos en la entrada enterior se ha ejecutado mediante perfiles metálicos L80.8 empresillados con placas de acero de 60 al tresbolillo.
Además, al estar recibiendo una carga lateral del refuerzo del forjado de techo que ha causado el problema, creamos en la parte superior un encamisado de acero con tirafondos que hace de capitel, centrando el esfuerzo. También reforzamos la zapata original de madera (capitel) ya que está recibiendo mas peso y por último ampliamos la base para que los perfiles no corten el dado de granito, se hará con unos perfiles en L horizontales con redondos de armado soldados y el posterior dado de hormigón que embute la piedra.
Es importante cuando se trabaja con soldadura y madera estar prevenido e ir mojando el entramado para evitar que arda.

Refuerzo en pié derecho

Empresillado de pié derecho

empresillado-de-pia-derecho1En la rehabilitación de edificios tradicionales, los construidos antes de la revolución industrial y del uso masivo de materiales obtenidos gracias al consumo de combustibles fósiles y los derivados  de estos, es necesario tener unas nociones básicas de como funcionan, como transmiten las cargas, como encauzan el agua y como están construidos.

Esto es ya complicado incluso si anda de por medio un técnico, dado el poco aprecio  a los conocimientos de los maestros de obra por parte de la profesión, e impensable si se hace en ausencia de éste, que es la forma corriente de actuar.

En este caso que nos ocupa no sabemos quien ha sido el “experto” que ha adoptado la solución del refuerzo de forjado ejecutado, lo que si sabemos es que está aplicando una fuerza excéntrica en un pié derecho de madera que lo está abriendo literalmente, esto nos obliga a empresillar el soporte para evitar el colapso.

Empresillado de pié derecho

El origen de las corralas en Lavapiés

seccion-patio-corrala1En 1561 Felipe II traslada la capital del reino a Madrid, eso supone entre otras cosas que la población se triplique en pocos años, creándose grandes demandas de vivenda, abastecimientos y hospedajes.

Surgen entonces numerosas posadas, una tipología castellana para alojamiento temporal de viajeros y comerciantes, sobre todo al sur de la Villa  al ser esta la entrada natural de alimentos y recursos de la ciudad.

Estas posadas eran utilizadas por comerciantes y campesinos que venían a la capital a vender sus productos, que quedaban a salvo de posibles ladrones en el interior del edificio,  junto con los carros, sus tiros y las monturas, en la planta baja especialmente preparada para este uso.

Eran por tanto para una estancia temporal muy concreta, los huéspedes se quedaban mientras se negociaba la venta de sus melones, mantas, salazones o lo que se hubiese traído para comerciar. Por este motivo las habitaciones, de entre 14 y 19 metros cuadrados, no disponían de baño propio, como sigue ocurriendo en muchas pensiones hoy en día.

Seguir leyendo “El origen de las corralas en Lavapiés”

El origen de las corralas en Lavapiés

El caso de babero perdido II

corrala-apuntalada-con-maderaCuando nos llegó el encargo de rehabilitar  esta histórica corrala de Lavapiés con mas de 200 años acababan de despedir al equipo anterior; administrador de la finca, contratista y arquitecto.  Sobre las causas de este cambio, que  aún están en los juzgados, no voy a abundar aquí, solo destacar que heredamos el proyecto visado que se estaba ejecutando y que consistía en sustituir TODOS los pies derechos y TODAS las carreras del corredor  por parejas de UPNs de acero laminado.

Esta actuación tan desproporcionada, no solo se cargaba alegremente un elemento protegido en un edificio catalogado, si no que además no solucionaba el problema que estaba causando que la estructura del corredor se desplazase hacia centro del patio. El apeo, con la sopanda y los jabalcones que vemos en la imagen impedían el colapso. 

El problema, como contamos en la primera entrada de esta serie, venía, para colmo, de una actuación incorrecta anterior a causa de cual se habían podrido las cabezas de las viguetas y estás, a modo de cuñas, empujaban las carreras y los pies derechos que se apoyan en ellas hacia el vacío.

Después de hacer calas y un análisis del método constructivo realizamos un proyecto nuevo que mantenía la madera, sustituyendo las piezas irrecuperables por pino canadiense en las zonas vistas y mediante prótesis en las cabezas de las viguetas.

El monto económico del presupuesto del proyecto de rehabilitación resultó practicamente la mitad del de sustitución por acero.

detalle-corredor-11

detalle-corredor-2detalle-corredor-3detalle-corredor-4

El caso de babero perdido II